Cumplir sueños también es solitario.

Hace unos tres meses no veía a mi mejor amiga pues se fue a Italia a vivir y a seguir sus sueños de estudiar pastelería italiana. A primera vista mi amiga del alma era la misma de siempre; nos abrazamos y emocionamos al vernos, hablamos sobre el viaje y de las aventuras que habíamos tenido en los últimos días. Pero poco a poco fui viendo ciertos cambios en ella. No fueron malos o de su personalidad sino de su actitud, madurez, confianza, inteligencia y del orden de sus prioridades.

Definitivamente vivir en otro lugar alejado de quienes amamos y de nuestros pilares de soporto es duro y aun mas cuando se debe de aprender a acomodarse porque no están ni mami ni papi para ayudar. A cientos de kilómetros de distancia y uno solo, debemos de aprender como sobrevivir en este nuevo mundo al cual no lanzamos. Nadie nos levantara del suelo si nos caemos, tenemos que levantarnos por nosotros mismos; nadie nos tendrá comida hecha cuando nos despertemos temprano o regresemos tarde a la casa, no habrá a quien abrazar en mucho tiempo, ni nadie con quien compartir una sonrisa sincera y la felicidad de vivir en muchas ocasiones.

El cambio que note en ella es lo que se ha convertido como mujer, como persona, como  ciudadana. Note como ya no ve a la vida de forma soñadora sino que la ve como un desafío, la ve como una realidad. Ella tiene los pies directos en la tierra y sabe que la guerra no esta ni cerca de terminar y la tranquilidad que la espera aun no están nada cerca. Ella esta bien centralizada y tiene el conocimiento suficiente para entender que una vez que termine en Italia todo entonces no significa que ya puede relajarse, sino que significa una nueva batalla y una nueva aventura lo que le espera. Es saber que tendrá que ponerle mucho esfuerzo para poder seguir con su plan de vida y junto a Di-os estoy segura que lo va a lograr.

Me enorgullece verla que esta luchando, poniendo un pie adelante del otro y nunca dejando su guardia baja. Ella entiende que tiene que luchar los malos días de la vida para poder ganar los mejores. Sabe que habrán llantos, palizas, gritos, desesperaciones y ganas de rendirse pero también vendrán risas, dulces momentos, éxitos, bendiciones y satisfacción. Y estoy consiente yo que lo que puedo hacer es aprender de ella y verla crecer; puedo apoyarla y ser su soporte cuando lo necesite y yo misma seguir mis sueños para poder cumplirlos junto a ella.

Muchas gracias.

-LCA

Los sentimientos que me brinda el mundo.

Me da inspiran las hojas de los arboles cuando caen desde el cielo creando una lluvia de colores.
Me da risa como las nubes se mueven y crean diferentes formas; me dejan volar mi imaginación tal y como ellas vuelan en el cielo.
Me da gracia como el viento viene y va de todas las direcciones, mostrando su forma salvaje y cálida de acompañarnos. Me interesa como se mueve y como afecta todo su alrededor, nunca pasa desapercibido.
Me da en que reflexionar como el agua se moldea a su entorno y me da una calidez que siempre deja algo cuando se va y me conmueve que como las partículas luchan por quedarse juntas creando así una superficie liza y redondeada.
Me da tristeza como la vida se mueve y nadie lo nota, como nadie se detiene a ver las cosas que tenemos a nuestro alrededor y no aprecia lo bello que es lo que nos rodea.
Pero ante esa tristeza que las personas provocan al ignorar las maravillas de la vida, el mundo me alegra dándome a mi el placer de poder disfrutarlas. El mundo no se resiente con todos por la ignorancia de las demás personas, porque hemos algunos que si nos fijamos en el mundo. Nos da la oportunidad a los que nos volteamos a ver por la ventana, a los que caminamos un poco más lento, a los que nos detenemos a ver la flor que crece a nuestro lado.

Muévete para adelante

Sentarse a ver el paisaje o caminar y verlo desde más allá de una perspectiva.
Sentarse a esperar a que un alcance o caminar a buscar lo desconocido.
Sentarse a ver cómo las personas caminan y pasan con sus vidas o caminar y ser visto.
¿Por qué no queremos caminar?
Nos puede dar pereza, miedo, o solamente no tenemos ese impulso.
Caminar es dar un paso después de otro, crear, definir y ser definido;  pero no hablo de caminar con los pies… sino es la metáfora de caminar al siguiente paso de nuestras vidas.
Hay muchas personas que le temen a crecer, cambiar, vivir y salir de su zona segura.
Pero hay tantas personas que quieren explorar, comprender y conocer.
Es solo una chispa dentro de cada persona, y hay que dejar que se encienda.
Para poder caminar, abrir esa puerta que no nos deja pasar, hacerse conocer, alcanzar esos sueños y metas, ser visto y disfrutar de cada momento que creamos.

-LCA