Somos falsos

Somos falsos. Falsos con nuestros amigos, con nuestra familia, con la gente cercana y con la gente lejana.

Cambiamos nuestras actitudes y pensamientos tan constantemente que ya es natural. Pero llega un momento, cuando nos encontrarnos totalmente solos. En ese momento pasan dos cosas de forma instantánea.

  1. Pensamos en quien somos.
  2. No sabemos si también es falso.