Un mundo oculto en ti

Me encantan cosas ocultas del mundo y encontrarlas; guardándolas para mi misma. Algunas pequeñas, otras grandes, otras concretas y las demás abstractas.

Pero buscarlas y tenerlas en mi colección privada de placeres infinitos de esta vida es mi hobby favorito. La mayoría del tiempo logró encontrarlas por estar mirando a todo lado buscándolas.

Pero cuando estoy contigo… Todas ellas dejan de tener sentido cuando te veo. Cada sonrisa tuya es como un nuevo respiro y cuando te dejas llevar y te sale una carcajada es como si estuviera en el paraíso. Cuando tu cara hace muecas es como estar en el teatro y no saber que esperar de la obra, pero sabes que estará buena. Porque es tu favorita.

Tus ojos reflejan todo lo que eres y aunque muchos no logran ver mucho; yo veo todo. Veo tu felicidad, tu tristeza, tu miedo y todo lo demás. Pero todo es una pintura llena de abstracción y el verme pintada en ella con colores brillantes es un privilegio.

Me puedo sentir derretir al ver tus camanances y me permito esconderme en ellos. Tu pelo tan es sedoso me encanta verlo contra la corriente del viento. Su forma de ser rebelde y descontrolado como tú.

La forma en que te mueves es totalmente controlada y calculada, precisa y es estudiada, se nota que te conoces bien y lo cómodo que eres de él la mayoría del tiempo.

Cuando te veo no puedo evitar sentirme segura e intimidada de ti y como eres. Sé que soy buena para ti pero no sé si soy lo suficiente en ciertas ocasiones. Pero para eso viene tu mente y personalidad. Sin ellos todo lo demás no tendría sentido solo una vasija vacía. Tu esencia quién me llena de amor y confianza de quien eres. Es quien me empapa de curiosidad e intriga; es quien te define y está llena de cosas increíbles, hermosas, interesantes y aterradoras.

Como un laberinto que está lleno de secretos y cosas oscuras pero está deseando que alguien lo atraviese.

Y yo soy la exploradora que quiere intentarlo. No importa si la bestia me ataca. Nunca me ha dado miedo.

-LCA

Muévete para adelante

Sentarse a ver el paisaje o caminar y verlo desde más allá de una perspectiva.
Sentarse a esperar a que un alcance o caminar a buscar lo desconocido.
Sentarse a ver cómo las personas caminan y pasan con sus vidas o caminar y ser visto.
¿Por qué no queremos caminar?
Nos puede dar pereza, miedo, o solamente no tenemos ese impulso.
Caminar es dar un paso después de otro, crear, definir y ser definido;  pero no hablo de caminar con los pies… sino es la metáfora de caminar al siguiente paso de nuestras vidas.
Hay muchas personas que le temen a crecer, cambiar, vivir y salir de su zona segura.
Pero hay tantas personas que quieren explorar, comprender y conocer.
Es solo una chispa dentro de cada persona, y hay que dejar que se encienda.
Para poder caminar, abrir esa puerta que no nos deja pasar, hacerse conocer, alcanzar esos sueños y metas, ser visto y disfrutar de cada momento que creamos.

-LCA