Cruzando miradas

Puedo no mirarte, verme indiferente, ser monótona, cuidarme a mi misma y ser invisible. Pero eso no implica no verte y privarme de ese pequeño momento.

Pero el instante que me arriesgo y te miro; no puedo evitar sonreír, no logro evitar sentirme feliz tampoco se me dan las fuerzas para detener mi cuerpo de reaccionar. Y cuando siento que mis piernas dejan de funcionar y que mis mejillas se tornan rojas debo de apartar mi mirada de tus ojos. Y aún sin tener que mirarte puedo sentirte seguir mis movimientos de manera sutil.

Tu risa nerviosa y conversación rápida me tranquiliza porque me muestra que tienes tantos nervios como yo. No quiero parecer loca o una niña pero a veces sé que no puedo verte, porque cuando comienzo a tener control me sonríes, guiñas el ojo y siento como se desvanece el sentido de calma. Y he empezado a darme cuenta que me gusta sentirme así.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s